GAN-NIK participa, desde hace varios años, con la Dirección General de Medio Ambiente en la protección de estos espacios tan importantes a través de programas como LIFE TREMEDAL y redactando los planes de actuación para las ZEC

Medio Ambiente prevé incluir algunas turberas, espacios clave contra el cambio climático, en el Inventario de Zonas Húmedas de Navarra

El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente estudia incluir una treintena de espacios, entre los que destacan las turberas, en el Inventario de Zonas Húmedas de Navarra. Así lo ha dado a conocer coincidiendo con el Día Internacional de los Humedales que este año incide en la necesidad de protección ante la crisis mundial del agua.

Medio Ambiente valora incluir una treintena enclaves más, junto con los 23 humedales ya existentes, teniendo en cuenta los importantes valores que albergan en cuanto a fauna, flora, procesos ecológicos, valor paleoambiental y agua, entre otros aspectos. Navarra quiere incidir en la conservación y protección de las turberas, ecosistemas milenarios donde conviven pequeñas plantas carnívoras, musgos muy especiales y restos de la actividad de nuestros antepasados.

Cabe recordar que estos enclaves son poderosos aliados contra el cambio climático, dada su capacidad para el almacenamiento de carbono. Estos espacios, escasos y hoy en día amenazados, han sido objeto de estudio y restauración en Navarra en los últimos años a través del proyecto LIFE Tremedal.

Entre los nuevos enclaves, cuya inclusión se contempla, destacan las turberas de la Zona Especial de Conservación “Belate”; los humedales de los valles pirenaicos; los sistemas de balsas de importancia para anfibios de la Zona Especial de Conservación Urbasa y Andia, y los humedales mediterráneos de la Ribera Estellesa.

La importancia de las Zonas Húmedas de Navarra

Navarra cuenta con 23 zonas húmedas protegidas dentro de su territorio, la mayoría incluidas en la Red Natura 2000, la red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad, conformada por Zonas Especiales de Conservación (ZEC) establecidas de acuerdo con la Directiva Hábitat.

Seis de los humedales más importantes de Navarra son la Estanca de Dos Reinos en Carcastillo, la Laguna del Juncal en Tafalla, la Balsa del Pulguer, entre Tudela y Cascante, y la Badina Escudera en Villafranca, así como los dos más destacados, y catalogados como Humedales de Importancia Internacional Ramsar como son la Laguna de Pitillas y el Embalse de Las Cañas en Viana.

En el conjunto de la Península Ibérica, Navarra ocupa una estratégica situación geográfica, en una de las rutas de aves migratorias más importantes del Paleártico Occidental. Anualmente, miles de aves acuáticas aprovechan los humedales navarros como áreas de parada o reposo en sus viajes migratorios.