Las conclusiones finales confirman los resultados positivos de la colaboración en aspectos como la calidad del agua, la protección de especies o la gobernanza de las cuencas fluviales.

El proyecto europeo H20 Gurea, que ha finalizado el pasado 31 de diciembre, ha completado tres años de gestión compartida del agua sobre las cuencas transfronterizas de los ríos Bidasoa, Nivelle y Urumea, en el marco del programa de cooperación Interreg POCTEFA. Las conclusiones finales del mismo confirman los resultados positivos de la colaboración en aspectos como la calidad del agua, la protección de especies, la gobernanza de las cuencas fluviales o la gestión de inundaciones.

Detalle de obra de bioingeniería de restauración fluvial, foto H2OGurea

El proyecto H2O Gurea se inició en mayo de 2016 con la participación del Gobierno de Navarra a través de la sociedad Gestión Ambiental de Navarra GAN/NIK, y de otros cinco socios más: la Communauté Pays Basque (jefe de fila del proyecto), el municipio de Urdazubi / Urdax/ (Navarra), la Diputación Foral de Gipuzkoa, URA Agencia Vasca del Agua y la Mancomunidad de Txingudi.

En la evaluación final de las acciones emprendidas por el proyecto, realizada en diciembre en la última sesión de su Comité de Pilotaje en Bertiz, los socios valoraron especialmente la consolidación de la red de actores locales creada durante estos tres años, lo que permite una respuesta conjunta a las mismas directivas europeas sobre la gestión del agua de las cuencas fluviales compartidas: la Directiva Marco del Agua y la Directiva de Inundaciones.

El proyecto se inscribe en la puesta en marcha de la Carta transfronteriza de Gestión de las Aguas Compartidas, firmada en diciembre de 2014 por las autoridades de ambos lados de la frontera, competentes en la gestión del agua en las cuencas compartidas de los ríos Bidasoa, Nivelle, Nive, Oria y Urumea .

Este proyecto está financiado con un 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Operativo de Cooperación España Francia Andorra (POCTEFA 2014-2020), y cuenta con un presupuesto total de 3.744.733 euros, de los que 375.086 corresponden al Gobierno de Navarra a través de GAN-NIK, y 984.320 al Ayuntamiento de Urdazubi / Urdax.

Folleto explicativo del proyecto

Objetivos y acciones más destacadas

El proyecto H2O Gurea ha tenido como objetivos fundamentales, además de la profundización y el intercambio de conocimientos, la comunicación con el gran público y los socios institucionales (página web, señalizaciones, material divulgativo); la gestión de inundaciones y la participación pública; asegurar el suministro de agua potable; la gobernanza transfronteriza y la mejora de la calidad de los cursos de agua.

En lo que respecta al trabajo de mejora de la calidad de los cursos de agua, entre las acciones del proyecto destacan la profundización en el conocimiento geomorfológico del Urumea, con el estudio de niveles y caudales para la evaluación de posibles efectos geomorfológicos de las crecidas.

Este proyecto está financiado con un 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Operativo de Cooperación España Francia Andorra (POCTEFA 2014-2020), y cuenta con un presupuesto total de 3.744.733 euros, de los que 375.086 corresponden al Gobierno de Navarra a través de GAN-NIK, y 984.320 al Ayuntamiento de Urdazubi / Urdax.

Desmán ibérico

“Bioingeniería fluvial para el ámbito cantábrico”, un manual técnico con soluciones prácticas

H2O Gurea, ha posibilitado también la elaboración de la publicación divulgativa “Bioingeniería fluvial. Manual técnico para el ámbito cantábrico”, que recoge los ejemplos de varias intervenciones realizadas en el marco del proyecto, y describe las técnicas empleadas en cada caso, sirviendo de ejemplo metodológico con soluciones prácticas para abordar las distintas problemáticas de la restauración fluvial desde la bioingeniería del paisaje.

La autora es Paola Sangalli, presidenta de la Federación Europea de Bioingeniería del Paisaje y una de las máximas expertas en la materia, que ha contado con la colaboración de los técnicos del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, de la Agencia Vasca del Agua (URA) y de la Diputación Foral de Gipuzkoa, coordinados por GAN-NIK, en el marco del proyecto H20 Gurea.

El objetivo de estas técnicas de bioingeniería es acelerar los procesos naturales de recuperación de la vegetación de ribera, utilizando también las plantas como elementos vivos de construcción.