Se necesitan ganaderos que apuesten por la biodiversidad

Un proyecto iniciado por la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana con la colaboración de la Fundación Global Nature y el Ayuntamiento de Cabanes ha demostrado ya los beneficios de la trashumancia para el Parque Natural Prat de Cabanes-Torreblanca

La actividad es parte del Proyecto Life Paludicola que restaura el hábitat del carricerín cejudo, el ave paseriforme más amenazado de Europa

Que cada vez más ganado pueda pastar en el Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca (Castellón) para gestionar la vegetación de forma natural y tradicional. Es el objetivo que persigue este proyecto que ya permitió el año pasado, por primera vez después de un cuarto de siglo, que hubiera trashumancia en esta zona protegida. El resultado fue un éxito y por ello, este año se ha vuelto a repetir la experiencia, con más cabezas de ganado (30 en 2018 y 49 en 2109) ya que han quedado probados sus beneficios. Los animales a su paso durante el camino hasta el Prat, van limpiando el sotobosque y los márgenes de los caminos, lo que es un beneficio para la prevención de incendios y una vez en el Prat, mediante su pastoreo adecuan el hábitat para la flora y la fauna, entre ellos, para el ave paseriforme más amenazada de Europa, el cerricerín cejudo, que descansa en esta zona de humedales en su viaje migratorio.

Además de ayudar a la biodiversidad, esta actividad representa un beneficio para el propio ganadero que encuentra en un Parque Natural, como el Prat de Cabanes-Torreblanca, pastos frescos donde alimentar a su ganado.

El año pasado el ganado dispuso de casi 50 hectáreas, este año se han ampliado a 100 y en el futuro se pretende aumentar aún más la superficie pastable. Y para ello hace falta que haya ganaderos interesados (hasta llegar al máximo de la capacidad de acogida). El proceso para solicitar autorización para pastar requiere un contacto con la Dirección Territorial de Castellón y hablar con la dirección del Parque Natural para conocer las parcelas disponibles. Los requisitos pasan porque sólo se permite ganado bovino y ovino y es necesario presentar una memoria que refleje datos como la explotación ganadera, el tipo y cantidad de ganado, el tiempo de permanencia, el tipo de manejo que se va a realizar con el ganado, si son necesarias actuaciones sobre el medio físico (roturaciones, manejo del agua) y una estimación de las posibles repercusiones de la actividad sobre el uso público del Parque Natural. Todo esto quedará protocolizado en el Plan Técnico de Aprovechamiento Ganadero.

Es más, desde el Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca han asegurado que el objetivo fundamental es que se pueda conseguir una forma de producción sostenible de acuerdo con la conservación de la biodiversidad y el desarrollo del territorio y una oportunidad para avanzar en prácticas y modelos más sostenibles.

Así lo apuntan desde la dirección del Parque Natural Prat de Cabanes-Torreblanca, ya que esperan que esta iniciativa perdure en el tiempo al considerarlo una demanda de los usuarios del Prat durante las últimas décadas. “Trabajaremos duro para conseguir que esta tradición se convierta de nuevo en habitual año tras año”.

Leer más en:

https://www.agronewscastillayleon.com/