Seguimiento y mejora

Entre las labores del área se encuentra la monitorización constante de las masas forestales y la recogida de yemas de árboles resistentes.

La monitorización constante de los bosques persigue la identificación temprana de los problemas sanitarios. Si detectamos un problema tomamos muestras de los árboles enfermos o infestados (viruta si se sospecha la presencia de un agente patógeno o ejemplares los insectos presentes) y las enviamos a un laboratorio especializado que identificará el agente causante.  En base a dicha identificación, asesoramos al propietario sobre el  tratamiento más adecuado de manera que se evite la extensión de la enfermedad o plaga.

Una parte importante de nuestro trabajo es también  la identificación de los árboles no afectados y la recogida de yemas de los mismos, las cuales servirán  para cultivar clones resistentes.