3. Dinámica y morfología de los ríos

Los Ríos no son elementos únicos en la cuenca, constituyen todo un sistema o red fluvial compuesta por regatas y riachuelos afluentes del río principal.

La apariencia y complejidad de la red depende de las características de los suelos, y la dureza y permeabilidad de las rocas. Su evolución esta marcada por los procesos de erosión de la cuenca siendo esta mucho mayor en las zonas semiáridas (las Bardenas, por ejemplo) con escasa vegetación protectora que impida la formación de nuevos cauces y barrancos.

La primera característica que puede observarse en una red fluvial, cuando se estudia sobre un mapa, es su forma. Podemos diferenciar sistemas cuyas ramificaciones se asemejan a las de un árbol (cuencas dendríticas) que aparecen en zonas donde la geología no influye en la orientación de los cauces. Este sería el caso de las cuencas cantábricas o de los ríos de la zona media y ribera de Navarra.

Los ríos de la zona media y ribera de Navarra forman sistemas cuyas ramificaciones se asemejan a las de un árbol (cuencas dendríticas). Estas estructuras aparecen en zonas donde la geología no influye en la orientación de los cauces.

En otras zonas la dirección de los cauces esta claramente determinada por la disposición de las rocas, estratos y plegamientos. Este es el caso del cuadrante noreste de nuestra comunidad, donde las líneas montañosas, orientadas en dirección este/oeste y la pendiente general hacia el valle del Ebro, determinan un aspecto bastante cuadriculado. Los ríos principales se encajan en espectaculares foces, corriendo hacia el sur, y la mayoría de sus afluentes llegan perpendiculares siguiendo la línea de los plegamientos rocosos.

En el cuadrante noreste de nuestra comunidad los ríos principales se disponen en una estructura de aspecto bastante cuadriculado determinada por las líneas montañosas, orientadas en dirección este/oeste y la pendiente general hacia el valle del Ebro. Los ríos se encajan en espectaculares foces en su camino hacia el sur y la mayoría de sus afluentes discurren perpendiculares siguiendo la línea de los plegamientos rocosos.